• Critica de arte

    JM Roma y El Ser como Ente Singular

    Curiosa es la forma con la que cada creador es capaz de percibir entorno y circunstancias que le rodean, la forma en la que capta el ambiente habitualmente dirigido por la mano del hombre.

    El hecho en sí es el de procurar mostrar una visión singular, una muy propia forma de discernir el contexto, siendo las motivaciones individuales las que nos hacen expresar plásticamente unas formaciones, técnicas y estilos u otros.

    Lo cierto es que cada visión del entorno es propia e intransferible al igual que cada persona se presenta así.

    La obra de JM Roma posee dicha singularidad, dichas características que la hacen, aunque cercana a otras, única en aspecto y formación, única en representación formal del entorno, única en cuanto que es una visión individual e intransferible.

    Recrea en sus lienzos (siendo un “decir” ya que su formato habitual es la tabla, el cartón o el papel) una persona voluminosa, de gesto normalmente inexpresivo y, eso si, ataviada o complementada al efecto para la ocasión bien sea con elementos costumbristas que hacen remarcar el significado pretendido en cada trabajo bien sea con elementos que acompañan acompasando el ritmo, siendo todo el conjunto ni nada más ni nada menos que una gran metáfora social, un gran discernir al punto de la sátira bien lograda sobre lo que el país que le ha visto nacer es para él, usanzas y comedias sociales, vivencias y atracción por lo popular adaptado con cierto lirismo, con gran constatación de que la realidad siempre es relativa y , por supuesto condicionada al carácter innato del ser.

    Una gran viveza tonal se nos presenta en su obra como distinguido acercamiento al espectador, como fiel reclamo en la idea de que un buen impulso siempre es necesario, una somera atracción al punto sugerente y un remarcar lo simbólico como prueba de contundencia estética.

    Roma promueve una obra de calidad en la que dignifica el sentido de lo autóctono elevándolo al grado de “necesario”, resuelve la idea de la transmisión educacional por medio de todo un compendio en el que el engranaje base es el concepto, es el amor por unos valores sociales a la vez que su pensamiento escapa normalmente al entorno actual posicionándose en épocas pasadas muy añoradas, en lo de que “cualquier tiempo pasado fue mejor”.

    Francisco Arroyo Ceballos

    De la Asociación Española de Críticos de Arte

Deja un comentario